¿Qué es la etiqueta energética de un electrodoméstico?

eficiencia energética

Es algo habitual cuando vamos a comprar una nevera, una lavadora o un microondas, encontrarnos una etiqueta con una escala que va desde la A hasta la G en diferentes colores. ¿Qué es exactamente y para qué sirve? Se trata de la etiqueta energética del electrodoméstico e indica cuál será el consumo eléctrico del mismo.

Lo cierto es que pese a ser un factor realmente importante, pocas veces se le otorga la importancia que tiene. Es más habitual que un comprador se centre en el precio, la durabilidad o la potencia del aparato. Lo más conveniente será analizar todos los componentes juntos para poder escoger el electrodoméstico más adecuado.

¿De qué sirve ahorrar en el precio de un aparato si después va a consumir mucho más, elevando la factura eléctrica mes tras mes? A la larga, terminará por ser mucho más caro. Es por ello que resulta conveniente apostar por los electrodomésticos de bajo consumo, ya que salen mucho más rentables a largo plazo.

 

¿Qué es la etiqueta energética?

Para saber si un electrodoméstico consume mucho o poco, nos hemos de fijar en su etiqueta energética, donde debe ir claramente reflejado para el beneficio y conocimiento por parte del consumidor.

Esta especie de pegatina es obligatoria por ley para todos aquellos aparatos cuyo consumo eléctrico es elevado o continuo. Es por ello que todas las lavadoras, neveras, congeladores, hornos, lavavajillas o microondas deben tener la suya propia.

Clasificación energética

En la etiqueta sirve, por tanto, para definir la clasificación energética del aparato a través de una escala de colores y letras, de verde al rojo y de la A a la G. Lógicamente, los electrodomésticos que cuenten con una valoración A en color verde serán los que menos consuman. No hay que olvidarse que los aparatos catalogados como A pueden ir acompañados de uno, dos o hasta tres “+” (A+, A++, A+++).

 

¿Por qué es importante apostar por los electrodomésticos A+++?

Principalmente por dos motivos. El primero porque ahorrarás dinero. El segundo porque ahorrarás energía y, en consecuencia, respetarás más el medioambiente y la naturaleza al necesitar menos recursos energéticos para llevar a cabo su función.

Así que ya lo sabes, cuando acudas a comprar un nuevo electrodoméstico, fíjate que su calificación sea A+++. Será una gran decisión para ti, para tu familia y para el ecosistema.

Related Posts