Errores comunes en el reciclaje

reciclaje

Reciclar es un acto cada vez más instalado en nuestras vidas y en nuestra sociedad, ¿verdad? Es muy difícil encontrar un hogar en el que no se realice ya la separación de residuos diarios. Sin embargo, todavía existen errores comunes en el reciclaje que provocan que la eficacia en el trabajo y esfuerzo realizado se vea reducida un poco. Si no quieres cometer esos fallos, no puedes perderte este post que hemos elaborado para ti.

En un artículo anterior en este mismo espacio ya os hablamos de algunos de los principales mitos del reciclaje. Esta ocasión será algo diferente, ya que vamos a centrarnos en los errores que todavía cometemos, algunos de ellos de importancia. Si tienes claros los tipos de contenedores que existen y sus colores, ¡entonces comenzamos ya!

Varios de los errores comunes en el reciclaje actual tienen que ver con la aparición del llamado contenedor marrón. Básicamente, sirve para depositar únicamente restos orgánicos. El problema viene con las típicas dudas que esto puede provocar. Para tenerlo claro, al contenedor marrón solo debemos tirar restos de comida, infusiones, posos de café, papel y cartón sucios, tapones de corchos, cerillas, serrín o pequeños restos de jardinería como plantas, hojarasca o ramos de flores.

Otro de los fallos comunes en el reciclaje tiene que ver con el papel o cartón sucio. Se suele depositar en el de papel. Sin embargo, las servilletas de cocina, las cajas de pizza o, incluso, los pañales deben ir al contenedor orgánico (marrón). Esta diferenciación es básica, ya que puede posibilitar una mejor calidad en el papel reciclado.

Además, tenemos que tener muy presente que no todos los plásticos van al contenedor amarillo. Por ejemplo, los juguetes de nuestros pequeños cuando ya se encuentran inservibles. En este caso, han de ir al de restos. Aunque, si lo deseas, puedes donarlos si consideras que todavía pueden ser útiles. Del mismo modo, a este cubo habrá que echar las maquinillas de afeitar, residuos textiles, sanitarios o toallitas húmedas.

Por cierto, ¡cuidado con el tetrabrik! Se trata de un envase compuesto por cartón, plástico y aluminio. Muchas personas lo arrojan al azul. Sin embargo, ha de ir siempre al amarillo.

Del mismo modo, entre los fallos comunes en el reciclaje nos encontramos con gente que arroja cristal o cerámica en el “iglú”. Este contenedor está especialmente pensado para el vidrio. Si quieres deshacerte de bombillas o de ceniceros, tendrás que acudir a un punto limpio.

Related Posts