Ahora o nunca: por qué es el momento perfecto para pasar al autoconsumo residencial

autoconsumo residencial - energía solar

Que nos hemos convertido en procrastinadores profesionales en un hecho innegable.  Nos pasamos la vida posponiendo tareas pendientes esperando el momento ideal para realizarlas. Y si esto es lo que te está ocurriendo con el autoconsumo residencial podemos afirmarte que ese momento ha llegado y en este post te contamos por qué.

Es cierto que el autoconsumo fotovoltaico, tanto en el ámbito residencial como en el ámbito empresarial, ha crecido notablemente en los últimos años gracias a las múltiples ventajas que ya te hemos contado en este post, pero aún queda mucho camino por recorrer.

Si en tu caso, sigues valorando esta opción sin acabar de decidirte a dar el salto, deberías tener en cuenta una serie de aspectos como los que a continuación te detallamos que te pueden animar a pasar a esta modalidad energética:

1.- Disminuye el precio de su instalación

¿Sabías que el precio de una instalación de paneles solares destinada al autoconsumo residencial se ha reducido más de un 80 % en los últimos 10 años?

Tanto la compra de sistemas fotovoltaicos como su instalación tienen, en la actualidad, precios mucho más competitivos que, unidos al ahorro que generan, hacen que su inversión inicial se vea amortizada en menos de 10 años.

Y aunque las baterías de acumulación de energía no han bajado su precio al mismo ritmo, no tardarán en ser tan rentables como el resto de los componentes de los sistemas fotovoltaicos. Por eso es un buen momento para valorar realizar una instalación de este tipo y comenzar a consumir la energía que tú mismo produces.

2.- Existen más ayudas desde el Gobierno

Los gobiernos de todo el mundo están impulsando el paso a un autoconsumo residencial mediante energía solar al tratarse de una energía renovable y limpia.

Parte de ese impulso tiene forma de subvenciones, con ayudas económicas que pueden llegar a cubrir hasta el 50 % del gasto de la instalación en el caso de viviendas particulares y comunidades de vecinos y de un 30 % cuando se trata de empresas agropecuarias.

En un país como el nuestro con tantas horas de luz, resulta difícil que no haya habido una transformación más profunda en este sentido, y este tipo de ayudas pueden ser un gran incentivo.

3.- Contribuye a que las viviendas estén mejor aisladas

Este es un aspecto que no suele destacarse cuando se habla de la instalación de placas solares y que, sin embargo, es realmente importante. Nos estamos refiriendo al aislamiento térmico que proporcionan los paneles fotovoltaicos cuando se colocan en los tejados de viviendas particulares y bloques de vecinos.

No podemos obviar que estos paneles están compuestos por un tipo de material que al ser instalado en el tejado protege de la incidencia de agentes como el frío, las heladas o el rocío. Todo ello repercute en un consumo energético más eficiente y responsable que se une al ya conseguido a través de la energía solar.

4.- Garantiza energía en las zonas rurales más aisladas

Otro de los beneficios del autoconsumo fotovoltaico está relacionada con la localización geográfica de las viviendas. En las zonas rurales más aisladas donde la conexión a la red eléctrica no es posible o resulta demasiado costosa, los sistemas fotovoltaicos de autoconsumo se convierten en una gran solución, especialmente si la vivienda sufre cortes de luz.

En estos casos, una instalación fotovoltaica con o sin baterías, además de reducir los costes en electricidad por la parte de energía que pasarían a autoproducir, conseguiría disminuir esos cortes eléctricos tan frecuentes en zonas más aisladas.

 

Como ves, el salto al autoconsumo residencial no solo supone una apuesta y un compromiso por la sostenibilidad del entorno a través de energía limpia que reduce la emisión de gases, sino que ahora cuenta con muchas más facilidades para que este salto tan necesario sea dado por la mayor cantidad de personas. ¿Te animas?