Retos en la gestión de los residuos municipales

residuos municipales

Los datos actuales parecen indicar que el sistema de recogida selectiva con cinco contenedores tiene un techo de eficacia que se considera insuficiente para el buen funcionamiento del sistema.

Este año se aprobará el Programa general de prevención y gestión de residuos y recursos de Cataluña 2013-2020 (PRECAT20), que nos orienta a la potenciación de los residuos como recurso, la recogida selectiva de la FORM y la minimización de la fracción resto.

En Cataluña el año 2014 se generaron 3,6 millones de toneladas de residuos municipales (RM), y la recogida selectiva de la calle llegó al 25,72% (en peso) del total de RM generados. En cuanto a recuperación de fracciones, alcanzó el 34,90% del total (que incluye la misma recogida selectiva en la calle, la proveniente de centros de recogida, la recuperación en plantas de tratamiento, etc). Un 65,1% de los RM fue a instalación finalista (82% depósito controlado y 18% en incineradora).

Por otra parte, las circunstancias económicas de los ayuntamientos han cambiado drásticamente y esto obliga a introducir cambios consiguientes en la gestión de residuos – para hacerla más eficiente- buscando más compromiso del ciudadano que permita abaratar la.

Hay que tener en cuenta también que, aunque la recogida selectiva y el reciclaje asociado conllevan una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, no hay ningún retorno económico por los entes locales por este concepto. La Administración Municipal tiene la obligación de prestar el servicio de recogida y limpieza viaria, que puede financiar de manera real mediante impuestos, pero en Cataluña tan sólo el 41% de la población paga unas tasas que abarcan los costes de recogida y tratamiento de RM.

Los avances tecnológicos (por ejemplo, tecnologías de selección automático, plantas de biomasa, combustibles líquidos para automoción y otras nuevas formas de valorización energética) y los cambios sociales de los últimos 20 años (por ejemplo, reducción notable de la superficie útil de las cocinas) , por un lado, pero también la insuficiente participación ciudadana en algunas zonas, justifican una reflexión en profundidad sobre el sistema de recogida selectiva, uno de los pilares más importantes de la gestión de RM, en particular, así como del propio modelo de gestión, en general.

Tanto desde el punto de vista de resultados como de costes económicos, está claro que el modelo actual de gestión de RM no es sostenible.

procesamiento de basuras

Retos que se plantean

La recogida de los RM, que será siempre selectiva, no debería distinguir entre valorizables y no valorizables, sino entre formas de valorización en función de las soluciones tecnológicas disponibles económicamente viables. En este sentido, se debe tender a un modelo de cuatro contenedores en la calle: valorizable (sustituiría el actúa Resto y Envases), Vidrio, Papel y Cartón, y Fracción Orgánica? Se debe poner en cuestión la recogida segregada de la FORM? Se debe potenciar otros tipos de valorizaciones, como la energética, o el combustible para cementeras? Puede ser una solución más económica y eficaz el tratamiento de la materia orgánica como biomasa?

Es necesario elegir el modelo de recogida que se adapte mejor a las características (físicas y económicas) de cada municipio, y que garantice la efectividad de la recogida selectiva. Puede ser el modelo puerta a puerta un modelo que garantice esta efectividad?

Se debe motivar al ciudadano, verdadero protagonista del servicios. En este sentido, la recaudación mediante tasa debería cubrir el coste real del servicio, y se deberían encontrar mecanismos para introducir un sistema fiscal más justo y que incentive las buenas prácticas ambientales. Hay que incentivar al ciudadano hacia el reciclaje de manera directa, mediante ahorros económicos sobre su tasa individual (ej: Consorcio de Residuos de Valencia).

Es necesario que los concursos públicos de estos servicios, definan claramente lo que se quiere y en qué precio, y en este sentido, priorizando las mejoras cualitativas y tecnológicas que se ofrecen, y no las ofertas más bajas.

Related Posts